Protestan ancianos en Táchira: amanecen en cola para cobrar pensión y no hay efectivo

Imprime y Comparte esta noticia:
Print this pageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Amanecieron en colas  frente a las entidades financieras para cobrar la pensión de vejez, pero al llegar a las taquillas no había dinero efectivo para pagarles. Tampoco había luz y decidieron trancar unas de las principales avenidas de San Cristóbal esta mañana en señal, más  que de protesta, de desesperación

sunoticia.com

A las puertas de los bancos esperan desde la madrugada los ancianos en Táchira

Con el nuevo mecanismo que implementó Sudeban (Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario) de sólo cobrar la pensión los días que corresponda al terminal de la cédula de identidad, los ancianos pensaron que este primer mes,  posterior a la medida, sería  menos dramático hacerse a su pensión de vejez, pero el drama fue igual o mayor, porque quienes no pudieron  retirar hoy su dinero, no podrán ir mañana porque no les corresponde por número de cédula de identidad.

La protesta de los ancianos fue la respuesta. Trancaron la séptima avenida en San Cristóbal, capital del Táchira, porque al llegar a taquilla los primeros que estaban en cola solo recibieron la mitad del monto mensual, no había efectivo para pagar completo y deben volver a ir al banco. Los que vinieron luego, en algunas entidades bancarias ya no podían cobrar porque no tenía dinero efectivo y tienen que esperar una semana más.

 

Como Migdalia Contreras, de 76 años jubilada del hospital Central, «yo vivo sola, vivía con un nieto y se fue a trabajar a Colombia. Todavía camino y ando y me vine a las 3 de la mañana con otra viejita para cobrar, porque mija usted no me pregunta, pero no tengo nada que comer, nada. Tengo que comprar medicinas pero no me alcanza, lo que hago es hacer bebedizos de yante, yerba buena y sopas de cilantro  con sal, y eso porque sembré esas ramas en materos. Ahora me dijeron que solo me pagan la mitad y es menos de 200 mil y un cartón de huevo vale casi 600 mil, una harina pan 100 mil. ¿Dígame que compro?».

Migdalia, dijo tenía miedo de morir de hambre y se puso a llorar desconsolada.

Ser anciano, con hambre, sin medicinas y sin dinero. Así viven los de Venezuela, quienes el pasado se sustentaban de una pensión que les alcanzaba, pero con la hiperinflación  sólo les sirve para comprar un pan, un cartón de huevos para todo un mes y  pagar alguno que otro pasaje.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *