(VÍDEO) FINAL FELIZ: Superaron el cáncer y fueron a Disney

Imprime y Comparte esta noticia:
Print this pageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Cuatro niños del Táchira cumplen el sueño de ir a Disney, después de alcanzar el  anhelo más grande, vivir.  Tuvieron cáncer y la fundación  Anican junto a una organización internacional les llevó al viaje, un regalo que cada año se hace  a pequeños de escasos recursos económicos de países pobres de Suramérica

Judith Valderrama

@juditvalderrama

Han  tenido que enfrentar momentos muy complicados a corta edad, un diagnóstico de cáncer que al principio no entienden, solo padecen, pero que con el paso de los días logran vencer y hablan de ese diagnóstico con mucha propiedad y conocimiento, tal cual especialistas médicos.

El sufrimiento queda atrás junto a la enfermedad cuando hay fe, apoyo familiar y de organizaciones como la Asociación Tachirense de Niños con Cáncer Anican- según el testimonio  de cuatro sobrevivientes que felices relatan , que no solo superaron su enfermedad, si no como premio recibieron un regalo, viajar a Disney con todos los gastos pagos.

Delia González, de 12 años de edad es una de la afortunadas viajera, a su regreso cuenta que lo que más le gustó del viaje fue visitar El Castillo, “todos sueñan con ir allá”.

La niña agradece a Anican, “fue la que nos brindó el apoyo para hacer un sueño realidad de ir a Disney… Fue una experiencia emocionante conocer  los parques, estar en otro país. Había niños de Uruguay y de Bolivia y todos habían tenido un diagnóstico de cáncer”.

Su paso por la organización de ayuda a los niños con cáncer comenzó a los 2 años de edad, “tuve leucemia que es cáncer en la sangre. Me lo diagnosticaron a los dos y terminé a los cinco años”.

Delia llena de vida, ve su enfermedad como una experiencia  no tan difícil, porque la superó, “salimos adelante y le puedo decir a los demás niños que todo van a salir bien, que tengan fe en Dios y que no dejen de soñar”.

Un mensaje de fe y alegría

Jesús Antonio Ayala Díaz, 13 años, está feliz de haber conocido los parques de Disney, en Orlando, Estados Unidos, una aspiración que en su joven mente, no pasaba de ser un sueño.

Allá pasamos en lo que fue el viaje y la estadía 12 días. Lo que más me gustó fue el Castillo de Disney porque hacen un espectáculo con juegos artificiales y pasan las películas. Y conocer otro país nuevo”.

Durmieron en  el complejo turístico de Disney, alojados en un hotel y los niños venezolanos compartían con niños de Bolivia y Uruguay. “Todos los 35 niños habíamos superado el cáncer, hablábamos de la enfermedad que  superamos y cómo la habíamos pasado”.

Antonio Ayala, tuvo leucemia por eso  llegó a Anican motivado por un primo que fue diagnosticado con  la misma enfermedad. “Tenía 7 años cuando me dio leucemia y duré  5 años en tratamiento”, la mitad de su vida.

Sobre la etapa de tratamiento, asegura Antonio, que hoy día la ve como “bonita” porque siempre tuvo fe en Dios de superarlo, “yo siempre creí en Dios y Él fue el que me ayudo a salir. Le digo a los niños que  tengan mucha fe y fortaleza y crean para que puedan lograrlo”.

El hada madrina

Yajaira Guerrero no va a Disney con los niños, pero ella es la precursora de que asistan y cuida cada detalle junto al equipo de damas de la Asociación Tachirense de Niños con Cáncer –Anican-.

Desde los pormenores de la permisología para viajar sin sus representantes, hasta las normas básicas de urbanidad y respeto que deben manejar los niños para que “representen muy a Anican y al Táchira”, son revisados por Guerrero.

Hace 10 años ella llegó a Anican porque su hijo tuvo cáncer. Él fallece,  pero ella se queda en la organización procurando seguir ayudando a vivir a cientos de muchachos que pasan por la fundación.

“Mi hijo está en el cielo, pero fue el que ayudó. Estando en eso conocía una amiga que le daba clases a mi niño, ella se fue a Estados Unidos y conoció a la presidenta de la Asociación Internacional de Amigos Niños con Cáncer, dirigida por Beatriz Martínez de Armas, y la puso en contacto conmigo. De ahí en adelante empezamos a trabajar juntas por los niños”.

El proyecto de la fundación internacional es hacer realidad el sueño de los niños de países de Sur América de conocer Disney,  el requisito es que hayan superado el cáncer y  sean de escasos  recursos económicos.

Además de su viaje los niños tenían un padrino en Orlando, que se hacía cargo de ellos, en cuanto a compañía, costear algunos paseos dirigidos y les dieron muchos obsequios como ropa y calzado que trajeron a Venezuela.

El primer año del proyecto con Anican disfrutaron el viaje 10 niños, el segundo año 4 y el tercero cuatro. “Ellos pagan todo, pasajes, restaurantes, hotel, se van con equipo médico y cada niño tiene casi un chaperón  que les acompaña”, relata Yajaira Guerrero.

Los niños venezolanos que han cuadrado su viaje a Disney, no siempre pueden cumplirlo,  algunos se han quedado entusiasmados por casos como cierre de frontera o permisos para salir del país y  no logran concretar, pero tienen la oportunidad de hacerlo luego, si la edad no supera los 15 años.

“Fue difícil, pero sabía que podía”

Grisay Rodríguez tiene 12 años de edad, y habla de su visita reciente al parque de Disney con mucha emotividad: “fue una emoción muy, muy grande. Conocer todo, es el sueño de cada niño. Me gustó más el Castillo porque pasan todos los emocionantes capítulos de películas y me gustó más al final cuando  Kimberly sale disparada”.

Ella tuvo tres tumores, dos en la cabeza y uno detrás del ojo, fue operada  y lo superó.  Estuve con cáncer desde un añito hasta los seis años de edad”, tiempo en el  que permaneció con tratamiento.

Grisay  cuenta, que la etapa del cáncer fue muy difícil, “siempre decía que si podía y pude, porque creo en Dios, por eso  los niños deben pensar igual si tienen cáncer”.

“Con los padres se puede”

Esneiber Díaz, 13 años, es otro valiente que contra todo mensaje negativo da fe que el cáncer se supera con actitud de vida.

“Lo de Disney fue maravilloso una experiencia que solo se da un vez en la vida y lo disfrute mucho”. Feliz cuenta que conoció nuevos amigos de Uruguay y Bolivia, con quienes compartía emocionado su visita al Castillo Disney.

“El trato que nos dieron fue maravilloso, nos dieron comida y nos apoyaron. Me vine feliz, muy feliz”.

Esneiber tuvo como diagnóstico cáncer en el cuello, permaneció en tratamiento un año, “fue difícil, pero gracias a Dios, a las personas de Anican que nos ayudaron lo superé… a los niños le digo que luchen, luchen por sus sueños, que no se rindan. Se puede superar con el apoyo de sus padres y Dios”.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *