(video) VIVIR CON CÁNCER EN VENEZUELA: «pa´lante y mas nada, qué más vamos hacer”

Imprime y Comparte esta noticia:
Print this pageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Su hijo tiene cáncer en los testículos y es un niño especial, ha podido costearle la enfermedad gracias a la ayuda de fundaciones y muchos sacrificios como vendimias  que organiza para subsistir. 

Judith Valderrama

“Me lo llevo, cruzo con él el puente. Y claro el trajín y todo. Él se me hace en la ropa, en la calle porque no tiene pañales. Pero igualito pal ante y más nada somos venezolanos qué más vamos hacer”.

Karelis Contreras, es una madre venezolana con un niño especial y con cáncer a pesar de su optimismo, el peregrinar cada día con ese cuadro de salud no ha sido nada sencillo en un país donde trabajando no es una opción porque los salarios comunes, en un mes no permiten ni siquiera comer una semana o un día, menos comprar un medicamento que pueden tener precios hasta mil veces superiores a un sueldo.

Su hijo Giovanny Jiménez, nació con microcefalia y es portador de un tumor que se alojó en sus testículos, al descubrirlo debió ser operado, pero al determinar que era maligno inició un tratamiento muy costoso de 45 quimioterapias, pero las fundaciones venezolanas de apoyo a los niños con cáncer le prestaron ayuda y logró su meta.

Además, del cáncer, el cuadro de su hijo se complicaba más porque recibe tratamiento para convulsiones y usa pañales desechables, que en Venezuela puede costar más de cuatro salarios mínimos, en el caso de no infantes.

“Los pañales son muy caros, pero gracias a las fundaciones que nos han ayudado hemos podido. También nos toca ir a Colombia a comprar las medicinas y para eso debe vender cosas, hacer de todo, pero en sí en este país ya no se puede hacer nada”.

Karelis Contreras relata que la última vez que le pidieron realizar un estudio médico a su hijo le costó 120 millones bolívares. En Venezuela es mucho dinero, y muy difícil de obtenerlo si se toma en cuenta que un venezolano que trabaja gana menos de dos dólares de acuerdo al cambio del bolívar en el mercado negro que es al que tienen acceso el 99% de los venezolanos.

El salario mínimo es de 5 mil 196.000 bolívares mensuales, y debe pagar por un dólar 3 mil 600 Bs., en este momento. Los 120 millones de bolívares que debió pagar Contreras por el estudio médico de su hijo son equivalentes a unos 35 dólares aproximadamente. Es decir, dos años y medios de trabajo con sueldo mínimo.

“Para poder costear el examen médico hice una vendimia para ayudarnos. Con los platos de comida y las compras nos colaboraban amigos y familiares y en la escuela del niño. Gracias a Dios salió bien”.

El niño Giovanny Jiménez, estudia educación inicial en una escuela especial. Sumado a todo el drama Karelis Contreras, debe buscar dinero para los alimentos, lidiar con la falta de transporte público para ir al hospital y todas las carencias que tiene un venezolano común, pero aun así movida por el amor de madre, dice que hay que seguir con optimismo.

“Sí se puede”, contesta con una sonrisa, mientras su hijo juega en la sala del hospital donde espera a otros niños con cáncer. “Cuando me dieron el diagnóstico de cáncer, fue muy difícil. Claro que en el caso de mi niño el sufrimiento emocional es menor, porque no les afecta tanto como un niño que entiende todo, él por ser especial no sabe qué le está pasando exactamente”.

VÍDEO DE SUNOTICIA.COM

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *