UNOS 8 MIL NIÑOS DE FRONTERA CRUZAN ENTRE PARAMILITARES ARMADOS Y UN RÍO INHÓSPITO PARA IR A ESTUDIAR

Imprime y Comparte esta noticia:
Print this pageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Angustia, llanto e impotencia viven los familiares de niños que habitan en la frontera del lado venezolano, desde hace 12 días, debido al cierre de frontera por parte del gobierno de Maduro no les está permitido cruzar a estudiar a  Colombia por los puentes

sunoticia.com

Judith Valderrama

Unos 8 mil niños están siendo vulnerados en su derecho al estudio en la frontera de Venezuela con Colombia, de acuerdo a las cifras que maneja Fundaredes, dirigida por Javier Tarazona en Táchira.

Desde hace 12 días no pueden cruzar a Colombia donde estudian. Ellos habitan en los municipios de Pedro María Ureña y Bolívar del Táchira. A pesar de las protestas y los  clamores de representantes y los propios niños el gobierno de Nicolás Maduro no ha escuchado la solicitud de permitirles un cordón humanitario que pudiera darles acceso por el puente Internacional Simón Bolívar, u otro de los dos puentes binacionales en  la zona.

Niños se han congregado hasta llorando, vestidos con su uniforme y su bulto escolar a hombros, con pancartas y ruegos, pero no se les permite su solicitud de cruzar por un terreno seguro, que serían los puentes.

Otros  han decidido pasar por las trochas para no perder sus estudios. Las trochas son caminos ilegales que unen a ambos países y que son espacios dominados por grupos irregulares, como paramilitares armados  que andan armados y encapuchados y son  protagonistas de acciones de terror contra algunas personas, e incluso de robos, como lo han denunciado periodistas víctimas de estos hechos, tal y como sucedido a la periodista Marly Niño y al director del canal TCNT Carlos Labrador, el pasado 25 de febrero, donde  éste fue hasta desnudado, robado y devuelto a Colombia, aun siendo venezolano.

Además, cruzan por caminos que geográficamente también revisten un riesgo, porque deben cruzar el río Táchira caminando o lo hacen en balsas rudimentarias que han improvisados pobladores de la zona, y quienes cobran un mínimo de 2 mil pesos, por permitir el paso.

Una niña venezolana le da un mensaje a los militares de su país porque les niegan pasar a estudiar a Colombia

 

FOTOSY VÍDEO  cortesía

Comenta esta Publicación: