UN NUEVO GRUPO GUERRILLERO CONTROLA FRONTERA DE VENEZUELA

Imprime y Comparte esta noticia:
Print this pageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Nuevo grupo subversivo o  de combate se articula en la frontera de Colombia y Venezuela, que se autodenomina “Colectivo de Seguridad Fronteriza”, de acuerdo a una investigación realizada por Fundaredes en la zona

sunoticia.com

Grupos disidentes  que quedaron sin organización subversiva luego de firmado el acuerdo de paz en Colombia han organizado en una nueva fuerza de combate que opera bajo el nombre de “Colectivo de Seguridad Fronteriza” o “Colectivo Armado del Pueblo”, y coexiste con otras organizaciones guerrilleras como el Ejército de Liberación Nacional (ELN), el Ejército Popular de Liberación (EPL), el Frente Bolivariano de Liberación (FBL), además de células paramilitares.

De acuerdo con testimonios que reúne la ONG Redes, este nuevo grupo actúa públicamente y sus miembros exhiben armas largas para realizar actividades delictivas como extorsión a productores agropecuarios y comerciantes, amedrentamiento a la población, desaparición forzada de personas, enfrentamientos con otras bandas por el control del territorio, contrabando de combustible y alimentos.

Revelan que los habitantes y trabajadores de esas zonas limítrofes que ahora
son extorsionados, intimidados y sometidos por tres grupos: guerrilla, paramilitares y colectivos armados, además de sufrir abusos de miembros de la Fuerza Armada Nacional.

Un hombre  que pidió el anonimato y con quien conversó la organización, cuenta que  por temor a represalias pidió resguardo de su identidad y confirma la injerencia de este grupo en la rutina de algunas comunidades.

“Esos llamados ‘Colectivos de Seguridad Fronteriza’ están pendientes de todo, nos vigilan y controlan todo lo que hacemos y nos piden dinero para dejarnos trabajar”.

Dicen, que, “son  ellos quienes deciden qué podemos vender o qué podemos hacer “Esos llamados ‘Colectivos de Seguridad Fronteriza’ están pendientes de todo, nos vigilan y controlan todo lo que hacemos y nos piden dinero para dejarnos trabajar, dijo.

“Ellos deciden qué podemos vender o qué podemos hacer. Últimamente llegan armados a nuestras casas en motos y carros. Aquí no se puede hacer nada sin el permiso de ellos, todos mis vecinos temen por su vida y por la seguridad de sus familiares especialmente por los niños que no pueden ni salir a jugar; ellos mandan más que los policías y que la guardia nacional”.

A plena luz del día hombres de este nuevo grupo portando armas cortas y largas recorren los establecimientos comerciales donde piden “colaboración” a cambio seguridad y advierten a los
propietarios que no deben pagar a ningún otro grupo.

En un acto de demostración de su poderío en abril de 2018 activaron un explosivo en una zona comercial del municipio Bolívar del estado Táchira para agudizar la presión en aquellos establecimientos que no habían accedido a pagarles extorsión, según se leía en panfletos dejados tras la detonación. Cinco personas resultaron heridas en este hecho, el primero de por lo menos tres similares que han ejecutado hasta noviembre de 2018.

La recreación de las personas también se ve afectada por las acciones de este colectivo binacional
armado porque hace uso de espacios deportivos de las comunidades para reunir a sus miembros e
impiden que los vecinos disfruten de esos lugares

La desarticulación

La presencia de la guerrilla colombiana a lo largo de la frontera con Venezuela e incluso
al interior de territorio venezolano, es un hecho evidenciado desde hace varios años a través de
investigaciones periodísticas y de organizaciones sociales, confirmadas por autoridades de ambos
países, sostiene el más reciente informe de  Redes.

Explican que a raíz del acuerdo de paz logrado entre el gobierno colombiano y las Fuerzas
Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) este grupo irregular se fraccionó y surgieron células
disidentes movilizadas y atrincheradas en las poblaciones venezolanas de los estados Táchira,
Apure y Zulia.

Otros guerrilleros en desacuerdo con el proceso de paz en Colombia se desplazaron hacia las poblaciones del pacífico colombiano y un tercer grupo hacia la frontera con Ecuador.

En los últimos meses han surgido reportes de habitantes de municipios venezolanos fronterizos
con Colombia, específicamente de Zulia, Táchira y Apure, que aseguran que ahora un tercer grupo
integrado tanto por venezolanos, como por colombianos los azota.

 

Comenta esta Publicación: