PACIENTE RENAL: LAS ENFERMEDADES NO ESPERAN NECESITAMOS LA AYUDA HUMANITARIA

Imprime y Comparte esta noticia:
Print this pageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Salinas tiene año y medio dializándose, debe hacerlo tres veces por semana, pero debido a la falta de insumos, medicinas y con los permanentes cortes a electricidad y agua no es posible,  su vida 

sunoticia.com
Judith Valderrama

(Cúcuta/Colombia) Luisana Salinas, también acompañó a los médicos en esta manifestación en
Colombia, ella es paciente renal desde hace año y medio y decidió venir a pedir la ayuda
humanitaria, porque ella y sus compañeros pacientes la necesitan para vivir, señaló.

“Pido que por favor dejen pasar la ayuda humanitaria porque la salud en Venezuela, está muy,
muy caótica y nosotros como pacientes somos los más afectados porque no hay insumos y el
tratamiento de nosotros no puede esperar. Tenemos que dializarnos tres veces por semana y si no
hay insumos no lo podemos hacer, porque no podemos ir a comprarlo en una farmacia porque no
existe. Tampoco podemos cruzar el puente a Colombia y adquirirlo porque dependemos
necesariamente del hospital del Seguro Social, sino estamos atados de pies y manos”.

Comenta que hace una semana se dializó, pero la próxima no sabe si logré hacerlo porque no hay
ácidos ni otros insumos, “es una eterna agonía lo que vivimos”.

Relata Luisana Salinas, que además de la aguda carencia les cortan el servicio eléctrico por
muchas horas en un solo día y no los pueden dializar, e igual sucede con el servicio de agua
potable, “pero ahorita que tenemos la oportunidad de que nos llegue la ayuda humanitaria, por
culpa de unos pocos que no dejan nos ayuden y las enfermedades no esperan. También los
pacientes oncológicos viven lo mismo y mueren muchos a diario por falta de medicamentos”.

Esta paciente renal dice que ha visto morir a muchos de sus compañeros pacientes porque no
consiguieron su tratamiento y no pueden comprar, por ejemplo, una insulina, “esos es una cadena
de cosas, señala angustiada Salinas.

Comenta esta Publicación: