Más de 600 pacientes renales en Táchira podrían morir

Imprime y Comparte esta noticia:
Print this pageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sólo queda un tratamiento para los más de 600 renales en el estado Táchira por lo que estarían sentenciados a muerte sin delito alguno. A escala nacional el panorama no mejora

Los enfermos renales del Táchira estarían iniciando cuenta regresiva  para morir por falta del tratamiento de diálisis que deben recibir frecuentemente.

La denuncia la hizo el diputado nacional Franklin Duarte, luego de conocer que solo queda un tratamiento para suministrar esta semana; situación que debería poner en alerta roja al gobierno nacional para que doten del medicamento respectivo a los centros que atienden a quienes padecen esta patología.

Duarte, hizo un llamado al defensor de pueblo, Hugo Caro, juez rectora, y demás representantes de instituciones nacionales para que se ocupen de la situación de los pacientes renales, elevando las respectivas exigencias ante el Ministerio del Poder Popular para la Salud, el Instituto Venezolano del Seguro Social (IVSS) incluso, a la Presidencia de la República.

“Para prolongar la última diálisis que será aplicada a este grupo de personas, ellos decidieron que fuera el próximo sábado la fecha en la que sea suministrado el tratamiento, quedando en adelante a la buena de Dios…casi con una sentencia de muerte a cuestas”, aseveró el parlamentario nacional.

También alertó que “Sin el tratamiento suprarrenal quienes ya han sido trasplantados corren el riesgo de caer nuevamente en diálisis y como no hay pues también están signados por la muerte”.

Por último, Duarte indicó que el resto del país no es ajeno a esta realidad, por lo que a esta situación se suman más de 15 mil pacientes, en espera de tratamiento.

Además, hay personas que  ya fueron trasplantados pero que no cuentan con el tratamiento suprarrenal, medicamentos que no existe en el país y que en Colombia tiene un costo equivalente a 10 millones de bolívares, cifra casi imposible de conseguir para los pacientes y sus familiares.

Comenta esta Publicación: