HAMBRE EN EL CUARTEL obliga a abandonar  el uniforme

Imprime y Comparte esta noticia:
Print this pageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El hambre  ya no es una exclusividad de los pobres que no le trabajan al gobierno en Venezuela, a los cuarteles llegó hace rato y las renuncias siguen abundando, aunque a todos no les aprueban la baja o se la dilatan 

Sunoticia.com

Leonardo Jaime (nombre cambiado) pidió la baja  de la Guardia Nacional en diciembre, pero no le fue aprobada y  sigue prestando servicios, “no me puedo ir así, es como irse con rollos, pero ya tenía previsto ir a Perú y no pude, me tocó que quedarme hasta quién sabe cuándo, que me la acepten”, cuenta este joven  Guardia Nacional, con siete años en el organismo.

Narra para sunoticia.com que pasa semanas  seguidas trabajando y es poco lo que va a su casa en San Cristóbal, porque movilizarse es costoso. “Estás viviendo encuartelado y  tienes que hacer marañas para comer, no hay que comer, de verdad te digo que a veces los oficiales decomisan comida y de ahí comemos, pero tampoco es siempre, da mejor irse y tener una vida normal y ordenada sin tener que ser como esclavo de los superiores a cambio ni de comida. Mi esposa  está flaca de lo poco que comen, porque lo que llevo  es primero para los niños y los oficiales también pasan necesidad y calladitos maldicen lo que nos volvieron”.

“En este país nadie está bien” dice que es mentira que los militares tiene mucho, “eso son solo unos pocos, el resto están pelando por eso es que se piden bajas y bajas todos los días”.

Como se habla de la escasez de alimento para la tropa, al paso de ese comentario el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, recientemente publicó un video en el que aparece en un cuartel comiendo como si fuera uno más de la tropa.

Pero además del hambre que pasan y necesidades y soportar injusticias, dice el militar que a mucho les pega tanto desprestigio, “la gente nos odio, y aunque uno se haga el fuerte no es cómodo vivir así”.

Son miles los que se van

Cuenta que  hacer trámites para retirarse de la Fuerza Armada, no es fácil, y no en todo los casos les aprueban la baja, al menos de manera pronta. Incluso muchos optan por irse sin arreglar ese asunto, dice.

La cifra oficial de cuántos piden retiro no es una data que publique la hermética Fuerza Armada venezolana, pero es un tema común entre los uniformados, quienes desde el año 2014 comentaban que no tenían qué comer en los cuarteles y los mandaban a reprimir a manifestantes.

En mayo de 2017 Henrique Capriles aseguró que había 1.000 militares solicitando retiro por el descontento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *