GOBIERNO DE MADURO ES “UNA EMPRESA CRIMINAL CONJUNTA” SEGÚN CENTER FOR STARTEGIC AND INTERNATIONAL STUDIES

Imprime y Comparte esta noticia:
Print this pageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Una red que opera con 205 empresas en al menos 26 países y era dirigida por el fallecido Hugo Chávez, quien trabajaba en conjunto “con líderes políticos aliados, élites económicas y organizaciones criminales”, es la base del grupo del régimen, según estudio que demoró 5 años en investigación

sunoticia.com

De acuerdo a una investigación realizada durante cinco años en 11 países, se determinó que el gobierno de Maduro es una  Empresa Criminal Conjunta Bolivariana, con vínculos con 183 personas y 205 empresas que operan en al menos 26 países. Asimismo, concluyen que el Estado venezolano “apoya la delincuencia organizada transnacional como un instrumento de la política estatal”, desde el tiempo de Hugo Chávez hasta nuestros días.

El estudio fue presentado este jueves por el Center for Strategic and International Studies, que preside Douglas Farah, quien también dirige IBI Consultores y es investigador visitante de la Universidad de Defensa Nacional en Estados Unidos. El resultado de la investigación  lo tituló, “La última resistencia de Maduro: la supervivencia de Venezuela mediante la Empresa Criminal Conjunta Bolivariana“.

Caitlyn Yates es coautora  y junto a su compañero indicaron que,  “la Empresa Criminal Conjunta Bolivariana es una estructura única, construida con la participación directa del Estado que actúa de forma criminal y opera a través de múltiples esferas económicas y jurisdicciones policiales”.

Las actividades ilícitas que desarrollan, de acuerdo a los informantes, cuentan con “el apoyo de un conjunto de Estados criminalizados y actores no estatales que trabajan coordinadamente con objetivos compartidos”.

Revelan que los eventos que facilitaron el surgimiento de la Empresa Criminal Conjunta fueron, las organizaciones guerrilleras centroamericanas (FMLN y FSLN) producto de la tesis cubana de la internacionalización de la guerra revolucionaria en Latinoamérica –guerra asimétrica– de los años sesenta del siglo pasado; la incursión de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en el negocio de  la cocaína –negocio del narcotráfico– desde mediados de 1980, y la toma del poder por la vía electoral de Hugo Chávez en Venezuela a finales de 1990 –socialismo del siglo XXI, Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América. Es una nueva “arquitectura revolucionaria” para enfrentar al “enemigo” eterno de Cuba, Estados Unidos.

De acuerdo con la investigación, el fallecido presidente Hugo Chávez era quien dirigía las operaciones de la red global.

Chávez trabajaba  “en conjunto con líderes políticos aliados, élites económicas y organizaciones criminales”,  sostienen los investigadores que los aliados de Chávez eran dirigentes de Cuba, Nicaragua, Bolivia, Ecuador, Surinam y El Salvador, tras la muerte del presidente venezolano el control lo asumió, en 2013, el régimen de Nicolás Maduro.

De acuerdo al estudio presentado las operaciones van desde la corrupción, el lavado de dinero, el tráfico de drogas y el contrabando de oro.

Otras de las prácticas de las que se sostiene la organización según el informe es de ventas y préstamos de petróleo falsos, compras de activos físicos, megaproyectos ficticios de infraestructura pública, minería de oro ilegal y transferencias bancarias.

“La gran empresa del Estado venezolano detrás de la ECCB es la estatal petrolera Pdvsa, utilizada para el lavado de dinero y la corrupción en la región, de la misma manera que lo hizo la empresa brasileña Odebrecht”.

Datos tomados de  Antonio de la Cruz – Inter American Trends

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *