ESTUDIAN SIN ELECTRICIDAD DESDE HACE 8 MESES: HAMPA ROBO CABLES ELÉCTRICOS

Imprime y Comparte esta noticia:
Print this pageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sólo con la luz solar cuenta estudiantes y docentes. En tres robos dejaron sin electricidad por completo la escuela Cecilio Acosta, en San Cristóbal, estado Táchira

Sunoticia.com

“Mi niño tiene una miopía muy alta de 8 y 9 grados y en esta oscuridad él no puede rendir. Aparte, es un niño con condición especial porque esta escuela presta ese servicio a la comunidad”, no es sólo la inseguridad, dice Xiomara Díaz que también es la salud de niños y docentes.

Xiomara Díaz, representante

Ella tiene un hijo que estudia primer grado en la escuela Cecilio Acosta de San Cristóbal, donde desde hace ocho meses no hay electricidad de manera permanente, porque además de los constantes cortes de energía en Táchira, en la institución el hampa hizo un trabajo progresivo por ocho meses, con tres robos que dejaron completamente sin instalaciones eléctricas el plantel educativo.

“Los niños enferman de los ojos porque tienen que ver clases en la oscuridad”, cuenta preocupada Xiomara Díaz.

Organismos no responden

Yoli Osorio, representante

Yoli Osorio quien tiene a sus hijos en la escuela Cecilio Acosta, dijo que han enviado gobernación del estado y a diferentes entes, pero desde hace casi un año y tres robos, no logran que los atiendan.

Sostiene que se unieron con los docentes, con la finalidad de salir a protestar porque no pueden permitir que sus hijos sigan formándose en estas condiciones, sobre todo porque los problemas visuales que comienzan a sufrir la mayoría de escolares, por tener que estudiar en la oscuridad.

En 400% se redujo matrícula escolar

Josmar Zambrano, no quiere que la escuela Cecilio Acosta muera, le preocupa que de 300 niños que era la matrícula sólo hay 80 en la actualidad porque las condiciones del plantel son caóticas, “debido a la inseguridad y al problema de la electricidad los representantes retiraron sus niños, pero no queremos que abandonen la escuela”.

Josmar Zambrano, representante

 

Zambrano sostienen que muchas generaciones de sancristobalenses se formaron en la Cecilio Acosta, una escuela que tiene ya 70 años y que tienen un edificio con capacidad para albergar cuatros veces de los alumnos que tiene.

Por ahora el representante pide que le pongan electricidad al plantel, las aulas son la boca del lobo, “queremos que la solución venga de donde vengan del gobierno nacional o de la gobernación, pero que pongan la luz”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *