EN NICARAGUA es la iglesia la que asumió el liderazgo en contra del comunista Ortega

Imprime y Comparte esta noticia:
Print this pageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La iglesia católica fue la convocante de  la gran marcha  que este domingo protagonizaron los nicaraguenses con las decenas de víctimas mortales tras una semana de protestas en contra de Daniel Ortega y su gobierno comunista

sunoticia.com

con ifnormación ElPaís

La historia no deja de parecerse a la de Venezuela, cuando comenzó la población a revelarse contra Hugo Chávez,  muertes tras las protestas y ahora marchas ocurren en Nicaragua, donde  no se sabe todavía si el pueblo será el vencedor en breve plazo, tras la segunda semana de conflicto, donde el gobierno de Daniel Ortega no cede, pero el pueblo tampoco quiere dejarse vencer por esta fuerza socialista del aliado de Maduro Nicolás.

Silvio Báez, el obispo auxiliar de Managua, fue elevado a héroe  después de el sacerdote se pusiera al frente de la respuesta a la represión y violencia desatada por el régimen del socialista castro chavista Daniel Ortega,  que  de acuerdo al Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, ha dejado ya 41 muertos.

Este domingo una multitudinaria marcha en  Managua, convocada por la Iglesia católica exigió el fin de 11 años de autoritarismo y corrupción en una inédita demostración de fuerza contra el Gobierno, que a algunos nicaragüenses hacía recordar los últimos días del régimen comunista en Polonia.

La convocatoria la hicieron los obispos pero marcharon feministas, homosexuales, familiares de los asesinados en la represión contra los manifestantes y miles de campesinos que desde horas de la madrugada salieron de sus comunidades montados en camiones hacia la capital para sumarse a la protesta.
La iglesia al frente

La cúpula de la iglesia criticó con dureza el discurso oficial del Ejecutivo sandinista, que desde la pluma de la vicepresidenta y esposa de Ortega, Rosario Murillo, manipula la fe con una mezcla de catolicismo, mensajes pentecostales y budismo con la vieja verborrea de la izquierda latinoamericana.

El liderazgo católico definió ese mensaje oficial que se proclama “cristiano, socialista y solidario” como “demoniaco, basado en la envidia y toda clase de maldad”.

“Bienaventurados los que tienen sed de justicia, porque ellos serán saciados”, dijo el cardenal Leopoldo Brenes al iniciar su liturgia. “El demonio es siempre astuto y siempre interviene cuando decimos de la verdad. El demonio quería que quedáramos en las tinieblas”, agregó el líder del catolicismo nicaragüense cuando de repente le falló la energía en el entarimado construido a las puertas de Catedral.

Para Ortega será difícil encajar este golpe que le ha quitado el monopolio de las calles y que pone en jaque un poder que hasta ahora parecía indestructible. Los próximos días serán claves para determinar el futuro de Nicaragua y la supervivencia de un debilitado Ortega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *