EL SACRIFICIO DE TENER IDENTIDAD EN VENEZUELA: NIÑOS DUERMEN EN LA CALLE

Imprime y Comparte esta noticia:
Print this pageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los niños son los que más sufren, llegan desde la madrugada  con sus padres y duermen en la calle o caen rendidos en las aceras. Su objetivo, tener una cédula de identidad o un pasaporte, pero el sacrificio no les asegura que su derecho a identidad sea cumplido, según se evidencia en el SAIME de San Cristóbal

Judith  Valderrama

sunoticia.com

Los niños esperan en la calle desde la madrugada por tener un número para obtener cédula o pasaporte

Desde hoy lunes el aumento  del trámite del pasaporte en  76.823,07%  comenzó a regir en Venezuela, pero nada cambió respecto al servicio. En la sede del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería, en el Táchira, que  visitó  sunoticia.com de incógnita, se evidenció el drama cruel al tratar de tener identificación en Venezuela.

Niños que  duermen en la calle, porque llegan de madrugada con sus padres para obtener uno, de los 100 números que reparten para sacar su primera cédula de identidad, sin ésta no pueden ser inscritos de manera regular en la escuela, según contó Carmen Rosal, quien se vino desde las cinco de la madrugada de Rubio, estado Táchira, hasta San Cristóbal, a donde llegó a las 8:30 AM y quedó  por fuera de los beneficiados con un número.

“Mi niño tiene 10 años y mi sobrino tiene 11, incluso vengo hasta con el bebé de dos añitos a hacer el trámite, porque no tengo con quién dejarlo”, dijo, mientras sus niños cansados dormitaban en la acera frente a la sede de identificación.

Sin registrar

Con un incandescente sol Eliezer Rueda hacia la cola en la calle, esa primera fila era sólo para preguntar, “en información”, para iniciar su trámite aún le esperaban otras colas iguales de largas y agotadoras.

Su hija, que vive en otro estado del país, Barquisimeto, tenía su cédula de identidad desde los 9 años de edad, hoy tiene 17 y cuando  fue a renovarla no aparecía en el sistema, “no existe”, deben iniciar su cedulación desde cero, es lo que cree su padre que en San Cristóbal trata de averiguar que tiene qué hacer antes que su hija viaje.

“Vine porque la niña quiere ir a la universidad y resulta que no aparece en el sistema, entonces me tocó sacar otra partida de nacimiento, una declaración jurada, fotocopia de cédula de la mamá y fotocopia mía, y vengo a ver si ya salió para que se venga, porque ella está en Lara”.

Cuenta que con esa cedula estudió primaria y bachillerato, pero ya para la universidad se metieron y no aparece la cédula de 27 millones, “yo creo que este caso muchos lo están pasando  por negligencia de los funcionarios que no los  agregaron al sistema”.

Desde que se nace

Óscar Figueroa

Oscar Figueroa, es otro caso de los cientos de dramas por identidad  para niños y adolescentes en Venezuela. Desde que nació su hijo, hace año y medio, trata de sacar su pasaporte para irse del país.

El bebé llegó con  sus padres desde la madrugada al  SAIME de San Cristóbal, porque por fin tenía una cita, pero el sistema se dañó y casi al medio día no sabía si podría tramitar el documento.

Con su bebé esperaban, mientras el niño lloraba en varias ocasiones cansado del sometimiento tenso en esas instalaciones de pésima humanidad.

Comenta esta Publicación: