EL AUMENTO DEL SUELDO ES UNA MALA NOTICIA PARA EL VENEZOLANO

Imprime y Comparte esta noticia:
Print this pageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

“Es una muy mala noticia para el venezolano” el aumento del salario mínimo según analiza el economista Leonardo Buniak,  mientras que en la población es más el terror que causa la medida de Ncilás Maduro, porque la hiperinflación es el principal problema del venezolano y con este incremento hoy todo amanemás de 200% aumentado 

sunoticia.com

Economista Leonardo Buniak

Para el economista Leonardo Buniak, el aumento del salario mínimo a 4.500 bolívares soberanos, decretado por el presidente de la República, Nicolás Maduro este jueves, “es una muy mala noticia para el venezolano” debido a que asegura que este incremento “va a afectar la estructura de costos y el Gobierno no podrá financiarlo, por lo que el BCV seguirá emitiendo dinero inorgánico de origen fiscal”, es decir, “una fuente inagotable de hiperinflación”.

La medida causa terror entre los venezolanos comunes  por los precios de los alimentos, como el del cartón de huevos que ayer costaba mil 800 bolívares soberanos, el equivalente a un salario mínimo vigente hasta hoy 30 de noviembre, pero prevén que se incremente este producto que es el más accesible, aunque sea en extremo costoso para alguien que devengue  solo un sueldo, lo que dibuja más cuadro de hambre.

El decreto de  Nicolás Maduro de este jueves  refiere un nuevo salario  que equivale a 450 millones de bolívares fuertes, esto por el incremento del valor del petro a 9.000 bolívares soberanos.

En entrevista en el programa Primera Página de Globovisión, Buniak advirtió que debido a estos anuncios de “corrección” de Maduro, se multiplicará la liquidez monetaria, pasando de unos 317 millones de bolívares soberanos (al día de hoy) a 1 billón 18 mil millones de bolívares soberanos en diciembre.

“El problema de esto es que el BCV es quien va a financiar el incremento de gasto público. Son los pensionados, todos los esquemas de subsidio (bonos, hogares de la patria, etc.), en consecuencia, lo que viene para diciembre es una fuerte emisión monetaria.


Agregó que aunque el FMI estima una inflación de casi 1.400.000% para finales de este año, además de su estimación para el 2019 de 10.000.000%, respectivamente, “enero de 2019 arranca con unas expectativas inflacionarias tremendas, donde hablamos de varios miles de millones por ciento de inflación. No doy cifra exacta porque es imposible calcularlo”.


“Hoy la inflación diaria en Venezuela está entre 4,5 y 5%,  que es la inflación anual de toda Latinoamérica”, prosiguió.

Devaluación

El bolívar soberano fue devaluado respecto al petro Por otra parte, Buniak aseguró que con la subida del valor del petro, criptomoneda nacional, a Bs.S 9.000, se ha devaluado el bolívar soberano con respecto al petro.

“Si valía Bs.S 3.600 porque el dólar Dicom costaba 60 y el petróleo costaba 60; ahora un petro se decreta en Bs.S 9.000 (…) usted acaba de devaluar al bolívar soberano con respecto al petro y en más de un 100%”, dijo Buniak, para seguidamente advertir que la confianza es quien recibe el “primer impacto” de estas medidas y en ese sentido, “cuando los agentes económicos consideran que las cosas no van a marchar bien, comienzan a descontar los efectos previsibles de un fracaso en el programa, esto quiere decir, la dolarización”.

Aseguró que el petro no puede tildarse de criptomoneda porque el valor se lo dio el presidente Maduro y no la interacción entre la oferta y demanda.

“Cuando el presidente decreta que un petro vale Bs.S 9.000, lo que está diciendo es que el petro no es una criptomoneda sino un título de deuda que está preminado, no se puede minar. Es imposible pensar que es una cripotomoneda cuando su valor no está dado por la interacción entre la oferta y demanda”, señaló.

Buniak expresó que para evitar un colapso macroeconómico, que significa contracción económica agravada, acompañado de una espiral de carácter hiperinflacionaria, lo que se puede hacer es “devolverle al BCV su autonomía, amparada por la Constitución nacional, para que se detenga el proceso de emisión monetaria de financiamiento inorgánico del gasto público de carácter clientelar”.

“Anclar el bolívar al petro, es anclarlo a nada. Tenemos que regresar al sentido común para que el BCV sea garante de la estabilidad cambiaria, financiera, monetaria y de precios”, apuntó el economista.

Comenta esta Publicación: